Noticias

Parlamentos digitales: Parlamentarios y funcionarios de diversos países dieron a conocer sus experiencias con las TIC
Publicado el 28 junio | 18:44
El segundo panel de la tarde del enfoque de políticas realizado en el Salon de Honor del Congreso Nacional, analizó las tecnologías que las y los parlamentarios utilizan para conectarse con la ciudadanía. Las exposiciones estuvieron a cargo de representantes de Namibia, Brasil y España.
Analizar cuáles son las herramientas, oportunidades y retos para los representantes frente a las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC) fue el tema del segundo panel del enfoque político realizado durante la tarde, en el primer día de la Conferencia Mundial sobre Parlamento Electrónico.

El primero en exponer fue Lebbius Tobias, miembro de la Asamblea Nacional de Namibia. A su juicio, indudablemente el uso de las TIC no solo ha acortado la brecha entre parlamentos y la ciudadanía, sino que también ha sido un aporte para reducir los costos del funcionamiento de las instituciones, por ejemplo, al usar estos mecanismos en el envío de documentación entre la Asamblea y los demás organismos del país.

Una nueva herramienta que ha implementado la Asamblea de Namibia es la utilización de tarjetas digitales tanto para consignar su asistencia como para votar, eliminando así la votación manual.

Considerando que solo hace 26 años alcanzaron su independencia como país, ha sido fundamental capacitar a las y los funcionarios de la Asamblea para utilizar estas nuevas tecnologías. Para esto, las y los parlamentarios también han viajado a otros lugares con el objetivo de conocer diferentes experiencias.

En cuanto a la participación a través de redes sociales, consideran que ha sido fundamental para incorporar a la ciudadanía en los procesos democráticos, entregando información de manera más fácil y así generar un flujo multidimensional de comunicación.

Experiencia de Brasil

Sin embargo, quienes llevan la delantera en la utilización de las TIC en su parlamento es la Cámara de Diputados de Brasil. Así quedó en evidencia tras la exposición de Rómulo Mesquita, director general de dicho órgano legislativo.

Compuesta por 513 legisladores, el desafío de la Corporación es desarrollar tecnologías que les permitan comunicarse entre ellos de una mejor manera, pero también incluir a la ciudadanía en la tramitación legislativa y aumentar los estándares de transparencia.

Por esto, la Cámara de Diputados de Brasil ha abierto diferentes espacios para que las y los ciudadanos participen en los procesos legislativos. A través de su página web se generan debates sobre temas propuestos por los legisladores o bien levantados por la ciudadanía. Las opiniones pueden ser expresadas incluso a través de video-foros que han facilitado la tarea, pues las y los participantes lo valoran más que la redacción de un documento a través de asesores jurídicos.

Con el soporte de Wikipedia, la Cámara brasilera desarrolló Wikilegis. A través de esta aplicación, la ciudadanía puede sugerir nuevas redacciones a un listado de propuestas legales. Algunos de estos cambios ya se ven reflejados en leyes de la República

En la dirección de innovar y aumentar la transparencia de datos, también desarrollaron una Hackaton, de la que resultó -por ejemplo- una aplicación que permite la visualización de manera interactiva y atractiva de más de 800 discursos de las y los diputados sobre diversos temas. Este tipo de herramientas también pretenden utilizarlas para ampliar los niveles de transparencia, a través de la apertura de sus datos.

Tras estas exposiciones, el mediador de esta mesa, Javier de Andrés Blasco, director de TIC de la Cámara de Diputados de España, señaló que es importante hacer la distinción entre la utilización de las redes sociales por las instituciones de lo que realiza cada parlamentario de manera personal.

Frente a esto, comentó lo que ocurre en su país, señalando que las redes sociales utilizadas se centran en entregar información de la tramitación legislativa vinculando imágenes y videos, mientras que las y los parlamentarios hacen un uso más bien político de las redes sociales, que no representan un enfoque institucional.

Además, advirtió sobre no “atarse” a este tipo de herramientas, pues dependen de empresas privadas que al venderse o fusionarse cambian sus formatos y usos.