Noticias

Desconferencia cierra jornada de trabajo de e-Parliament
Publicado el 30 junio | 14:51
A través de este nuevo mecanismo de diálogo entre las y los participantes de la Conferencia Mundial de Parlamento Electrónico, se analizó el rol que están teniendo las redes sociales como parte del desafío de comunicarse con la ciudadanía.
Libertad de temas y de preguntas, además de compartir experiencias de sus parlamentos fue lo que permitió generar la denominada Desconferencia, realizada durante la última jornada de trabajo del e-Parliament en la Cámara de Diputados, en Valparaíso.

En dos espacios de diálogo simultáneo, se analizaron el rol que están jugando las redes sociales y las TIC en la vinculación de la ciudadanía y las dificultades con las que los parlamentos se encuentran para vincularse con sus electores.

En la Sala de Sesiones de la Cámara, parte del equipo de comunicaciones del Senado de Argentina expuso sobre la implementación de su nueva página web y los desafíos que enfrentaron al cambiar el enfoque de cómo se estaban realizando la difusión de las informaciones.

Señalaron que tras realizar un trabajo de análisis del estado de las comunicaciones institucionales, se dieron cuenta que solo se estaba entregando información y no generando posibilidades de retroalimentación. Razón por la cual, la ciudadanía no estaba apreciando el trabajo que se realiza en el congreso.

Este diagnóstico fue acompañado de una revisión de las experiencias de otros parlamentos, a través de la cual recogieron los elementos que les parecían más significativos y los replicaron en su propuesta.

En la implementación del nuevo soporte digital, decidieron entregar la información separada en tres áreas que fueron definidas pensando en el público al que están destinadas: actividad parlamentaria, participación ciudadana y transparencia. De acuerdo a lo expresado, uno de sus focos al momento de difundir informaciones es reconocer que las leyes que se tramitan en el poder legislativo son para la ciudadanía, por lo que deben explicarse de manera que ella la pueda comprender.

Además, con el fin de no replicar la misma información de la página institucional en las redes sociales, decidieron desarrollar contenidos específicos para cada una, utilizando sencillas herramientas de edición audiovisual.

En el intercambio de opiniones y consultas, surgieron dudas respecto de cómo manejan las respuestas a las y los electores, a través de las redes sociales, que generalmente suelen no ser amables con el desempeño de las instituciones legislativas.

Frente a esto, el equipo argentino enfatizó que la gracia de participar en redes sociales es justamente abrirse a la experiencia de un diálogo libre, pero que sea capaz de mantenerse dentro de los márgenes del respeto mutuo. Así, cada vez que es posible entregan información que nutra el debate o ponen al ciudadano en contacto con su representante para aclarar visiones.

Experiencias en otros países

La Desconferencia permitió que los representantes de parlamentos de diferentes países compartieran sus experiencias en torno a la utilización de las redes sociales.

Desde Paraguay, Nahuel Ojeda puso énfasis en la importancia de capacitar a las y los legisladores en la importancia del manejo en las redes sociales para así poder estar más cerca de las demandas de sus electores.

Un experiencia que se relaciona con la expresada por Mery Elina Zabala, representante supraestatal de Bolivia ante organismos parlamentarios supraestatales, quien señaló que tras la demora en el establecimiento de un mecanismo de comunicaciones y uso de TIC para difundir las funciones de este nuevo cargo, decidió utilizar las redes sociales para explicar a la ciudadanía cuál es su rol como autoridad y de qué manera lo desempeña, lo que a su juicio generó un excelente resultado.

Participación ciudadana efectiva

En paralelo, otro grupo de representantes de parlamentos debatió sobre cómo lograr que las instituciones permitan de manera efectiva y activa la participación ciudadana.

De acuerdo a lo señalado por María Luisa Sotomayor, funcionaria de Unicef y moderadora de este espacio, existirían distintos canales de participación a los que es necesario adaptarse simultáneamente.

En este camino, uno de los objetivos debiera ser lograr entusiasmar a las personas, sobre todo a las y los jóvenes, para que puedan asumir un rol más activo en el debate de los temas que se analizan. Sin embargo, desde este punto también evaluaron las medidas que se deben tomar para proteger la transferencia de datos hacia la ciudadanía.

En ese aspecto, la experiencia de Islandia enriqueció el debate, pues pretenden trasladar los flujos de información desde las redes sociales a plataformas que garanticen la seguridad de los datos compartidos.

Como una de las conclusiones de este espacio, resultó el hecho de que pensar siempre en el “por qué” se están haciendo las cosas, permite alcanzar puntos de encuentro entre el parlamento, la ciudadanía y otras instituciones que participan en los proceso legislativo.